Progreso de los trabajos del Nuevo Apostolado.

  

Como todos sabéis, en el Capítulo General Extraordinario celebrado el pasado día 9 de enero, se aprobó encargar al escultor don José Antonio Navarro Arteaga la ejecución de un nuevo apostolado para acompañar al Señor de la cena en nuestro Paso. También se aprobó realizar una serie de adaptaciones en el Paso de la Santa Cena que nos permitan recoger del mejor modo posible el nuevo apostolado y dorar íntegramente los respiraderos.

Desde aquel día han pasado, casi, cinco meses y creemos conveniente aprovechar este Boletín del Corpus para informar a toda la Cofradía del progreso de estos importantísimos trabajos que tienen que concluir, con la antelación suficiente a la Semana Santa de 2017, para poder organizar en fechas óptimas los actos de bendición de las nuevas imágenes, quedando tiempo suficiente para luego montar todo el Paso.

Entre el mes de abril y la primera semana de mayo se ha estado trabajando en el Paso de la Santa Cena. Se ha renovado todo el tablero superior para ganar esos diez centímetros por cada lado, centímetros que nos suponen veinte de ancho y otros tanto de largo, que multiplicado por toda la longitud del Paso supone mucho espacio añadido. Además, se ha dejado todo el tablero uniforme, liso, con lo que se podrá usar toda su superficie para colocar las imágenes.

En la canastilla, en la parte superior, donde arranca esta ampliación, se han dispuesto unas molduras, similares a las que ya teníamos en la parte inferior, para disimular el efecto de la parte ampliada de la plataforma superior y conseguir un conjunto homogéneo y casi simétrico.

También se ha replanteado, de nuevo, la iluminación, disponiendo los candelabros en la superficie ampliada de la plataforma, buscando que dejen la máxima visibilidad de las nuevas imágenes. Con sencillez, aprovechando los elementos que ya teníamos y adaptándolos ligeramente, por manos expertas, vamos a conseguir un resultado que nos atrevemos a calificar de espectacular.

Finalmente; a principios de mayo, se enviaron los respiraderos para comenzar el trabajo de dorado de los mismos. También se han encargado los cuatro arcángeles que han de terminar de dar forma a las esquinas de la canastilla del Paso y las nuevas cartelas del frontal de la canastilla, con escenas del antiguo testamento; sumados ambos elementos pretendemos darle ese punto de contraste y que rompa, en la medida de lo posible, la linealidad del Paso.

Respecto a las nuevas imágenes de los apóstoles, sin duda, la parte más importante de este proyecto, inmediatamente, tras celebrarse el capítulo, Navarro Arteaga se puso a ejecutar sus bocetos. Comenzó pasando los dibujos a barros -de alguno de estos ya pusimos fotos en el Programa de Actos de Semana Santa- y los barros a madera. Posteriormente comenzó a tallar manos y pies y a realizar los candeleros anatomizados.

Ahora está con los trabajos de lijado y estucado de las diversas partes que conformarán las imágenes, para comenzar, posteriormente, a montar todo el puzle de cabezas, candeleros, manos y pies. Seguidamente vendrá la policromía y tomar medidas, a cada una de las doce imágenes, para poder confeccionar las nuevas ropas con las que lucirán espléndidamente el próximo Jueves Santo.

Tenemos que ser conscientes que la policromía es un trabajo que requiere más tiempo del que nos pueda parecer, ya que, mientras no se seca una capa, no se puede dar la siguiente. Y, cada imagen, requiere numerosas capas antes de dar el barniz final.

En estos momentos, podemos decir que el trabajo va muy bien de fechas y que nada hace suponer que podamos dudar que vayan a estar en Zaragoza con tiempo más que suficiente para organizar su bendición.