Cofradía Misionera.

  

Entrevistamos a Germán Sánchez, un joven misionero zaragozano, seglar, que ha puesto su vida a disposición de la misión de evangelizar y prestar su ayuda a todo el que la necesite. Está desarrollando su labor en Latinoamérica, es una persona extraordinaria, humilde, con un gran corazón, y nos cuenta lo siguiente:

Hola Germán, ¿nos puedes decir cómo te llegó la vocación misionera y cómo adoptaste este estilo de vida?

Mi nombre es Germán Sánchez, natural de Zaragoza, hijo de Bartolomé y Mª Pilar, compartí mis 22 primeros años de mi vida junto a 5 maravillosos hermanos. Fue precisamente en mis 18-20 años cuando tuve algunas experiencias que motivaron en mí una búsqueda de algo, de alguien. Estuve un tiempo en una casa de una localidad de Valencia donde residían aproximadamente 20 personas que vivían con el VIH. A través de Juventudes Marianas Vivencianas tuve la oportunidad de vivir ese momento que sin duda marcaría mi vida vocacional. A pesar de los años transcurridos todavía recuerdo los rostros, nombres y palabras de muchas de las personas que residían en esa casa. La vida hizo que me encontrara en Zaragoza con varias personas que hacían de la calle su mundo. Una de ellas, desde todas las dificultades que vivía en medio de la droga y el VIH, fue una de mis confidentes sobre mi motivación por las misiones. Paradójicamente esta persona me animó a luchar por ese deseo y a descubrir lo que Dios me estaba invitando a vivir.

Fue así como en junio de 1994, a través del Colegio El Carmen y San José fui enviado por Juventudes Marianas Vivencianas a la Misión de San Pedro Sula, Honduras. Desde entonces mi vida no ha podido mirar otro horizonte que no haya sido la Misión y el compartir mi vida junto a las personas más empobrecidas. Es ahí donde conocí a una persona que ha marcado mi vida y junto con la que comparto esta vocación. Me refiero a mi esposa, Delmy, misionera hondureña que quiso renunciar a todo el esfuerzo que supuso tener un buen trabajo en San Pedro Sula por optar por la vocación y vida misionera. El 21 de octubre del año 2000 nos casamos y fruto de ello nacieron nuestros hijos, Daniel y Ana Ruth, que hoy ya cuentan con 10 y 6 años respectivamente.

Como familia y como misioneros laicos Vivencianos compartimos nuestra vocación en comunidad, junto a otras misioneras con las que vivimos la fe, la vocación, el trabajo y la comunión de bienes.

¿Cuáles son los proyectos en que has participado? Países en los que has estado anteriormente y proyectos que desarrollaste.

En San Pedro Sula, Honduras, he trabajado desde junio del año 1994 hasta diciembre del año 2004.

En los años que he estado en Honduras he participado en trabajos pastorales propios de la evangelización de la Iglesia, como Pastoral Juvenil, Pastoral de la Salud, Catequesis...y, por el carisma que nos caracteriza, ha compartido mi vida junto a niños en situación de riesgo social y personas con VIH. Esta última proyección llegó sin pretenderlo a constituir el Programa Puerta Abierta, de atención comunitaria a personas que vivían con el VIH, donde, con el tiempo, atendíamos a más de 200 personas, todas ellas de muy escasos recursos. Todo ello también nos llevó a asesorar un proceso muy bonito, la constitución de la primera asociación nacional civil de personas que viven con el VIH (asonapsidah), donde pudimos ejercer cierta presión al Gobierno de entonces para que asumiera una mayor participación y voluntad política para beneficio de toda esta población. Como Iglesia constituimos la Pastoral del Buen Samaritano, que aglutinaba a todas aquellas expresiones de solidaridad para con nuestros hermanos con el VIH. Desde ahí también tuvimos un papel protagónico en ONUSIDA a través del Foro Nacional del SIDA, instalado de manera permanente en Honduras. Ya en Bolivia la vida nos llevó a formar parte de la Comunidad de misioneros laicos vicencianos de la localidad de Sacaba, Cochabamba, desde donde estamos desde el 8 de diciembre del año 2004.

• Fundación Amanecer.

En un proyecto de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que trabaja con bebés, niños, niñas, adolescentes y jóvenes que viven o han vivido en las calles de Cochabamba. Amanecer constituye un programa de intervención estructurado en diferentes etapas a través de: 8 hogares, 1 centro de día, 1 escuela, y un complejo de formación técnico (estos dos últimos abiertos a toda la población). Diariamente damos atención a más de 700 personas en diferentes casas, hogares o centros. Mi función actual es la responsabilidad legal y presidencia ejecutiva de toda la Fundación Amanecer.

Pastoral Social Cáritas Sacaba.

Representa un conjunto de proyectos que forman parte de la red de solidaridad de la Parroquia San Pedro de Sacaba. Entre los diferentes proyectos que forman parte de la Pastoral Social Cáritas Sacaba están: Centro SIGAMOS (atención a niños y niñas con capacidades diferentes), Centro San Pedro (atención a niños entre 1 a 6 años con problemas de nutrición y aprendizaje), Pastoral Penitenciaria (intervención en la cárcel de Sacaba,) Grupo de artesanía textil (grupo de señoras que generan ingresos a través de la confección de artesanía textil), Centro Médico (atención primaria de salud con especial proyección a personas de muy escasos recursos), Programa Imaynalka Kasanki (atención a niños, niñas y adolescentes en situación de riesgo social) y oficina de Cáritas Parroquial (atención a personas que presentas diversos problemas).

Centro de atención a la mujer “Juana Azurduy”.

Es un proyecto que responde a la realidad de mujeres adolescentes y mayores de edad que viven situaciones de violencia y agresión en todas sus modalidades. Funciona a través de una oficina de atención de Día en Sacaba y de una casa de acogida de protección y atención a mujeres adolescentes y mayores de edad que han sufrido o sufren diferentes formas de violencia y carecen de un lugar donde ir o vínculo familiar alguno desde donde normalizar su vida.

Actualmente tengo la responsabilidad de dirigir dicho proyecto.

Cuáles fueron las causas, los motivos, en general, que te impulsaron a dedicar tu vida a la misión.

Con el paso de los años, la motivación principal es descubrir a Dios que se hace cercano en medio de los más pobres. Muchas de las familias y personas con las que compartimos la vida sienten a este Dios de Jesús muy cerca porque identifican en la persona de Jesús muchas situaciones que ellos sufren a diario: el carecer de una vivienda, del sustento diario, de un trabajo digno y justamente remunerado,...Dios se encarnó en la humanidad en la persona de Jesús desde la más absoluta pobreza. Desde ahí que la vida y el corazón de los más pobres se constituya en la más auténtica teología para entender el sentido de la fe. Esta es la principal motivación que hace de cada día una nueva oportunidad de entregar la vida y gastarla junto a los demás. Este desafío se constituye en la tarea diaria.

Un misionero creo que no es la persona que enseña, que sirve y que da lecciones de fe. más al contrario el misionero ha de ser la persona que aprende de la vida de los más pobres, que descubre que en el ejercicio del servicio y de la solidaridad es el primer beneficiado y que descubre el Evangelio de cada día desde la vida de los demás.

Sin duda que compartir esta vocación con Delmy, mi esposa, ha sido uno de los momentos claves en mi vida. Vivimos sin ningún tipo de remuneración, pero estamos seguros que la mejor herencia que les dejamos a nuestros hijos es la vida y el testimonio de cuantas personas llegan a nosotros.

Cuál es tu visión de la situación en Latinoamérica en base a los países que conoces.

Creo que hoy en día la situación hay que verla en todo su contexto, hoy más mundial y global que nunca. La actual crisis económica ha puesto todo esto de manifiesto donde quienes gobiernan llegan a un punto extremo carecer de elementos internos autónomos (de país) para definir políticas y estrategias que mejoren la situación de su país.

Los países de Latinoamérica no son la excepción. Vivimos en América Latina un momento de búsqueda de lo propio u autóctono, mezclado con la pobreza y los constantes conflictos internos de los países. En estos años son muchos los gobernantes que han sido elegidos en democracia y que provienen de la clase obrera e indígena. Esto ha suscitado políticas populistas de otorgar diferentes tipos de bonos a la población más empobrecida. Hasta la fecha no se ha realizado el ejercicio de medir si este tipo de políticas son beneficiosas o no para el desarrollo de países como Bolivia.

El tema del narcotráfico es uno de los más complejos de analizar y resolver, ya que no sólo consiste en la producción y comercialización de droga, sino en los diferentes niveles políticos y económicos donde está inserto el narcotráfico.

Por otro lado, el actual Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia ha mantenido una relación de cierta confrontación con la Iglesia Católica (y a la inversa). El mismo Presidente, Evo Morales, diferencia dicha relación entre la jerarquía de la Iglesia y la Iglesia de base. Con los primeros son continuas confrontaciones y a la Iglesia de base se le aplaude y anima en su trabajo junto a los más pobres.

¿Qué necesidades tenéis en la misión en Bolivia y qué proyectos futuros estáis planificando?

Todo lo expuesto anteriormente como parte del trabajo que realizamos responde a situaciones básicas de desarrollo (salud, educación, niñez...) y de vulnerabilidad a los derechos humanos (violencia contra la mujer, discapacidad, niñez en situación de calle,...), por lo que las necesidades son realmente amplias. La mayor preocupación viene por cómo responder en lo básico a las diferentes propuestas que realizamos.

Fortalecer equipos de trabajo con calidad que día a día dan su vida por las diferentes personas que atendemos es una de las máximas preocupaciones. Si bien el Estado aporta una parte en el funcionamiento de todos estos proyectos, lo requerido para mantenerlos en funcionamiento es bastante más amplio. Partimos de la base de que trabajamos con lo básico, optimizando de buena manera los pocos recursos con los que contamos y que los recursos que podemos manejar son de ayuda directa a las personas con las que trabajamos.

¿Cómo se puede ayudad desde la Cofradía, o desde Zaragoza a vuestra misión?

Quizás lo más directo y concreto es poder invitar a cuantas personas estén en condiciones de ayudar que sean “padrinos” de un proyecto concreto, a través de una cuota mensual, de acuerdo con las posibilidades de cada persona.

Quizás también otra posibilidad es concretar una relación de apoyo entre la Cofradía y cualquier a de los proyectos que llevamos a cabo.

Realmente tengan la absoluta seguridad de que la ayuda que se recibe va directamente dirigida a las personas con las que trabajamos. Algo que nos caracteriza a la Iglesia es la optimización de recursos, es decir, que con muy poco tratamos de hacer mucho.

Se abrió una ONG con sede en Zaragoza, llamada ADEPE, que pretendía canalizar diferentes esfuerzos para apoyar todas estas iniciativas. Si bien se han presentado algunos proyectos a través de ADEPE, todavía le falta estructura. Esta es otra manera de apoyar todos estos proyectos, el poder fortalecer en lo básico esta ONG que sin duda va a viabilizar en un futuro todo tipo de ayuda.

Finalmente expresar nuestro compromiso para poder, no sólo rendir cuentas, sino enviar todo tipo de comunicación que haga más cercana la relación con la Cofradía.

Germán nos puedes dar información por si alguna persona estuviera interesado en conocer más obre vuestra misión (página Web, etc.)

Estamos en proceso de elaborar y publicar una página web.

Mientras tanto, les envío las siguientes formas de podernos comunicar:

E-mail: germansanchezmiguel@live.com y delmygerman@gmail.com

Dirección postal:

Comunidad Misionera de Laicos Vicentinos. Casilla 1025, Cochabamba, Bolivia.

Skipe. Usuario:delmygermandan.

Muchas gracias Germán por habernos dedicado tu valioso tiempo, y relatarnos tu experiencia misionera a la que has consagrado tu vida. Eres un ejemplo para todos. Te apoyaremos desde la Cofradía de la Eucaristía de Zaragoza y esperamos puedas visitarnos en alguno de tus viajes a España.

¡Te tendremos en cuenta en nuestras oraciones, y recibe un fuerte abrazo en Cristo para ti y tu familia!

Jesús Rodríguez