De 50 ... a 700.

  

50...  700...  Dos números diferentes, distantes entre sí y que, seguramente, os habrán dejado la pregunta de: a qué vienen, qué significan.

Vayamos por partes. El número 50 es una realidad actual en la vida de nuestra Cofradía. Es un número que encuentra, este año, su pleno significado en la celebración de sus cincuenta años por nuestra Sección de instrumentos. La próxima Semana Santa, los tambores y bombos llevaran 50 años acompañándonos por las calles de Zaragoza, anunciando con su fuerte sonido el paso de la

Cofradía, llamando a presenciar los misterios de la Institución de la Eucaristía en la Cena del Señor.

El número 700 no es ninguna realidad actual en nuestra Cofradía, es un sueño, es el próximo escalón a subir entre todos nosotros; pero es un escalón muy importante.

La pasada Semana Santa, rodeados de la ilusión de muchos e importantes estrenos, castigados por la dureza de una nuevo Jueves Santo con lluvia, espoleados por salir con la Santa Cena en la Procesión del Santo Entierro, alcanzamos el número de 600 hermanos en lista.

600 ya es un número importante, al menos en relación con las cifras en las que se mueven las Cofradías de Zaragoza. Es un número que hace, solamente, cuatro años no hubiéramos soñado con alcanzar. Pero 600, con su importancia, es número que no nos puede permitir pararnos, ni relajarnos en la autocomplacencia. Es un número que difícilmente nos permite configurar y mover todo nuestro cortejo procesional con comodidad y permitiendo a cada Sección disponer plenamente de todo su espacio e importancia. Son constantes y reiterados los desvelos de nuestros delegados de instrumentos y de costaleros para poder completar las listas; las llamadas de nuestro cetro para repartir faroles, velas, incensarios,... Nuestra procesión es compleja y necesitamos seguir creciendo para poder completar esas filas, para dar un relevo a nuestro costaleros, para repartir con mayor seguridad velas y atributos,...

700 es el próximo escalón al que nos asomamos. Pero un escalón muy importante. Cien hermanos más nos darían otra dimensión en la calle. Cien hermanos más nos permitirían solucionar esas dificultades, esas tensiones al configurar nuestro desfile. ¿Os imagináis 30 tambores más, 30 costaleros más, 20 hermanas de mantilla nuevas y otros 20 para velas y atributos? Pero no termina ahí el avance que nos supondría alcanzar este nuevo escalón. Supone, también, 100 cuotas nuevas y 100 hermanos más para vender lotería. Significa el empujón necesario para poder seguir avanzando en el desarrollo de nuestro Plan quinquenal. Faltan los acólitos del Paso del Cristo del Amor Fraterno, para completar ese toque elegante y especial de una Paso avanzando en silencio; y faltan también los nuevos cetros y varas. Pero también faltan cinco cartelas para terminar el Paso del Cristo del Amor Fraterno y dorar la parte nueva del respiradero del Paso de la Santa Cena.

100 Hermanos nuevos para empujar todos estos proyectos, sueños en nuestra Cofradía, que ya se vislumbran, pero que nos ayudarían a que lleguen antes.

De 50 a 700. Queremos aprovechar las celebraciones del 50 Aniversario de nuestra Sección de Instrumentos para que nos den energía nueva y nos sirvan de impulso para alcanzar el número 700.

Pero este paso no es posible sin la ayuda de todos, sin el esfuerzo de toda la Cofradía. Porque es entre todos como avanzan los proyectos y se hacen realidad. Queremos aprovechar estas líneas para haceros un llamamiento especial, durante este año, para crecer como Cofradía, para, desde nuestro 50 Aniversario, aumentar nuestra lista y dar un paso importante para acercarnos a ese número 700.

Y, cuando lleguemos al 700, tenemos que saber que no es esa la meta a alcanzar. Cada escalón que subamos nos mostrará una nueva meta que descubrir, siempre tenemos que buscar más lejos, en el horizonte. Pero, en este caso, no será una meta menos importante. Nos mostrará el 800, el número que nos permitirá soñar con un nuevo tramo de procesión y con poner las bases para empezar a trabajar para cerrar nuestro desfile con el Paso de Palio....

Mientras tanto; comencemos por el escalón que tenemos inmediatamente. Este año del 50 Aniversario de nuestra Sección de Instrumentos os proponemos el sueño de avanzar en el camino de los 700, camino que nos permitirá sacar nuestro desfile procesional con holgura.

Desde estas líneas queremos lanzaros y proponeros este reto lleno de ilusión y con unos objetivos muy claros. Un objetivo en el que, tras años de crecimiento en “patrimonio material” queremos avanzar en el “patrimonio humano”.

Entre todos podemos. Por eso pedimos vuestra ayuda y formulamos este reto:

“De 50 a 700.”

La Junta de Gobierno.