¿Estás confirmado?

Recuerda que para ser miembro de la Junta Gobierno (órgano de gestión de la cofradía), es necesario, requisito indispensable, estar confirmado. Quizá ahora pienses que no vas a formar parte de la junta de Gobierno y que por lo tanto no te hace falta, pero ¿quién sabe si el día de mañana tu cofradía te va pedir que ocupes un puesto en la junta para trabajar por ella? Puede llegar ese día y que tú no estés preparado.

Eres miembro de una cofradía y sales, por lo tanto, a predicar. En nuestro caso la Institución de la Eucaristía. Sales, además, y hoy en día tiene mucha importancia, a dar testimonio público de Fe. Como nos dijo nuestro Arzobispo a los cofrades: <<Sois el mascarón de proa de la Iglesia, los que no os avergonzáis de confesar vuestra Fe>>. Por razones históricas y porque la penitencia siempre ha sido anónima, nos tapamos la cara con un antifaz, pero si no fuera por eso, hoy en día habría que salir en procesión con la cara descubierta, dando la cara, sin avergonzarnos. Habría que ver cuántos saldrían hoy en día si saliéramos dando la cara. Pero tranquilos, no proponemos que esto se cambie; seguiremos saliendo con antifaz.

Lo que sí que queremos es llamar tu atención sobre el hecho de que salgas a dar testimonio de una Fe, que luego no confirmas: no tiene sentido. De la misma manera, para ser hermano de la Eucaristía, has hecho un juramento, en el que básicamente pones a Dios por testigo de que vas a profesar la Fe católica: ¿y luego no vas a confirmar esa Fe?

El sacramento de la confirmación, es el sacramento de la madurez cristiana. En la madurez de nuestra Fe, decimos que sí, CONFIRMAMOS, la Fe, que siendo niños y de una manera no consciente para nosotros, nos dieron nuestros padres en el bautismo. Es decir que sí a Jesús, pero ahora conscientemente y libremente. Igual de libre que el día que quisiste formar parte de la Cofradía.

Por medio de este sacramento se refuerza de una manera especial el signo del Espíritu Santo sobre nosotros. Se nos prepara para ser testigo de Jesucristo, de su palabra y de su obra. Testigos de Cristo: este signo nos compromete a no avergonzarnos de nuestra Fe allí donde nos encontremos y a no avergonzarnos de nuestra fe, a costa de lo que fuere.

Para tu confirmación puedes dirigirte a tu parroquia, si tu colegio es religioso seguro que ellos lo gestionan, y en todo caso, la Cofradía te ofrece los grupos de formación que nuestra parroquia, el Perpetuo Socorro, tiene. Hay varios jóvenes que son hermanos nuestros, que ya forman parte de los jóvenes que se van a confirmar en la Parroquia y alguno de los catequistas, son también hermanos nuestros.

¡Feliz confirmación!