Noticias del Mundo.

1) 60 millones de dólares para monjas católicas: Conrad Hilton, es como se llamaba el abuelo de la famosa Paris Hilton. Sentía una especial veneración por la labor de las religiosas católicas, esas «mujeres especiales», como él las llamaba. Durante los últimos 25 años, han recibido de su fundación, unos 60 millones de dólares, mucho dinero, sobre todo si en tiene en cuenta que nunca se le concede más de 15.000 dólares a un mismo proyecto. Según él, que sabía mucho de negocios, estas mujeres tenían una habilidad increíble para estirar al máximo un dólar, por eso las favoreció por encima de lo que él llamaba «instituciones de caridad, organizadas y profesionales con ejecutivos bien pagados y una gran lista de gastos».

2) ¿Esclavos? mejor niños, no conocen la libertad: ¿Esclavitud?, ¿Rescate de esclavos por mediación de una orden religiosa? Sí, y no son las aventuras del Capitán Alatriste, al servicio del Rey de España, en las galeras de su majestad, en el mediterráneo.

Antonio Aurelio, padre trinitario, explica que todo el mundo lo sabe, pero que se mira para otro lado. Los esclavos los hay de todo tipo, pero hay un comercio centrado en los niños, es una inversión a largo plazo, pero no dan problemas, porque un niño educado para ser esclavo, está convencido de que ha nacido para ser esclavo. Los mercedarios y los trinitarios tienen un centro en Jartún, donde los acogen. Los acogemos para que por lo menos puedan labrarse un futuro en libertad, el precio de su rescate ronda los 300 €.

3) Sacerdote, padre, y seis nietos: Juan Carlos de Piazza, viudo de 73 años, se ordena sacerdote para atender a un pueblo en Brasil. Confiesa que tras una vida de ayuda a la iglesia, le faltaba dar este paso, que su comunidad le pedía. «Pedí permiso a mis hijos», confiesa el nuevo sacerdote, y es más de mi hija, en España recibí un correo en el que me decía: «Rezo para que tu ministerio sea fructífero, papi».

4) La decisión de esta empresa es ideológica, no económica: váyase: Así reprendió el Consejero Delegado de la marca «STARBUCKS», a un accionista contrario a la campaña de apoyo oficial de la marca al matrimonio gay. «Si cree que puede conseguir un retorno de la inversión superior al 38% del año pasado, venda sus acciones y váyase, el compromiso de esta marca no es económico, es ideológico». Este accionista estaba reprochando a su Consejero Delegado el perjuicio que estaba ocasionando a la marca la campaña de boicot por parte de organizaciones defensoras de la familia.

Y es que en libertad, en democracia, no nos queda otra que obrar en consecuencia, y por lo tanto apoyar los proyectos coherentes a nuestros principios y no apoyar, que significa no comprar y no ir a estos establecimientos, aquellos proyectos contrarios a nuestra FE.

Javier Barco