San Felipe. El apóstol práctico.

Al día siguiente, Jesús quiso partir para Galilea. Se encuentra con Felipe y le dice: “Sígueme”. Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro.

¿Dónde vamos a comprar panes para que coman estos? Doscientos denarios de pan no bastarán.”

“Señor muéstrame al Padre y nos basta”

  Felipe en sus conversaciones plantea siempre cuestiones prácticas, llenas de sentido común, meticuloso; sincero, comunicativo.

Felipe no iba a creer en cualquier movimiento religioso que surgiera de improviso carente de sentido. Medita las cosas con sumo cuidado, conquista el terreno poco a poco.

Felipe no fue a buscar a Jesús, fue Jesús quién lo encontró y le dice: “Sígueme”.

En la imagen vemos a un hombre meditando las palabras que escucha antes de aceptarlas. Todavía no sabe quién es el Padre y esta sopesando el momento para pregutar por Él.

Felipe está sopesando si tienen sentido comprometer su vida con ese cáliz de sangre, vida y muerte, que le ofrece la mano del Señor que se extiende hacia él.