Faroles de Guía.

             

Para desarrollar este farol, hemos partido de un modelo cercano que, con las convenientes adaptaciones, nos ha servido para desarrollar un farol absolutamente espectacular.

Este modelos, esta idea, nos permite desarrollar:

  • Unos faroles amplios.

  •  Con grandes cristales para dar luz.

  •  Una interesante simbología de los conceptos de: Luz, Cruz,  Salvación.

  •  Un desarrollo orfebre congruente con los elementos  patrimoniales de la Cofradía.

El Modelo, la idea original de la que pretendemos partir para desarrollar el farol es el:

Baldaquino de La Seo.

Zaragoza.

Este modelo nos permite:

  • De una parte, entroncar nuestros nuevos faroles con uno de  los elementos del patrimonio artístico más importante de Zaragoza,  como es La Seo, nuestra Catedral. Más concrétamente su baldaquino  que, además, recoge el Santísimo Cristo de la Seo, que centra la  devoción de la catedral zaragozana.

  • * De otra parte, entroncar con nuestra iglesia catedral; por  tanto la primera Iglesia de la Ciudad.

    Siguiendo las líneas maestras de este modelo:

  • * Los faroles se han realizado en Metal Plateado.

  • * Son obra de Orfebería Maestrante (La misma que estos  últimos años viene realizando las cartelas del Paso del Cristo del  Amor Fraterno).

  • * La idea del desarrollo de la cabeza del farol está basada  en el baldaquino que alberga el Santo Cristo de la Catedral de San  Salvador en su Epifanía de Zaragoza, según proyecto de Juan  Zábalo, finalizado en 1.739.   

 

Esta idea nos deja:


En el centro un gran espacio diáfano, muy abierto, para albergar:

La Luz.









En la Parte superior:  

La Pasión.

Tengamos en cuenta que estos faroles se desarrollan, fundamentalmente, para ser usados en las procesiones de Semana Santa, por lo que toda esta iconografía pasional es plenamente congruente en la apertura de nuestra procesión, entre la Luz que va debajo y la representación que lo corona en la parte superior.

Rematando el conjunto:

El Salvador.

Pensemos por un momento que, todo lo anterior, no tiene sentido alguno sin la figura del Salvador: Cristo Resucitado.

Al final el farol, igual que nuestra fe, termina coronado con la imagen de Cristo Resucitado.

Como diría San Pablo: porque si Cristo no resucito vana es nuestra fe. ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos, como primicias de los que durmieron. Porque, habiendo venido por un hombre la muerte, también por un hombre viene la resurrección de los muertos.

No queremos terminar este, pequeño repaso por el Baldaquino de La Seo, sin llamar la atención por un pequeño detalle, situado en el centro de la parte superior:

El Cordero Pascual, con la comuna del Pilar detrás (por la Basílica de Nuestra Señora) y con la bandera del Resucitado sujeta en una de las patas delanteras (por La Seo del Salvador). Esta imagen configura el escudo del cabildo.

Acompaña estas líneas el dibujo que realizó Orfebrería Maestrante, siguiendo las anteriores fotos del baldaquino y reflexiones, para realizar el farol y una preciosa foto de Oscar Puigdevall con el farol, ya realizado en la calle y el Cristo del Amor Fraterno al fondo.:

  • El farol es de planta cuadrada, con 4 columnas salomónicas.
  •  La cúpula del farol está ricamente decorada, rematada por  una figura de Cristo Resucitado y 4 ángeles con los instrumentos de  la pasión.

  •  En el frente, sobre las volutas del centro, se sitúa el  cordero Pascual.

  •  La apertura del farol para su encendido se efectúa por la  parte superior de la cúpula que se desmonta por la cornisa  ingletada sobre la que se apoyan 4 ángeles, más pequeños, también  con instrumentos de la pasión.

  •  Dicha cúpula está suficientemente calada para que la  llama de la vela no se ahogue y, al mismo tiempo, el aire exterior  no la apague.

  •  Los cristales no tienen ningún ángulo lateral, dando la  sensación visual de ligereza.

  •  La parte inferior de la cabeza del farol está decorada  siguiendo el estilo que marca la cúpula, debajo de esta a modo de  nudo se sitúa la pieza que hace de nexo con el asta del farol, que  es de estilo salomónico, muy decorada con motivos vegetales, así  mismo los nudos tienen una ornamentación de hojas de laurel.